La FAC elabora sus propuestas para la nueva reforma de la PAC

Ante la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC) para el período 2014-2020, la Federación Andaluza de Caza, a través de su Comisión Técnica, ha realizado un exhaustivo análisis de la nueva PAC así como de la situación de la agricultura, el medio ambiente y el sector cinegético para aportar propuestas y consideraciones que tengan en cuenta la importancia de la actividad cinegética en el marco de la política que marcará el futuro desarrollo del mundo rural. En este sentido, la FAC ha remitido sus propuestas a las Consejerías de Agricultura y Medio Ambiente para que se tengan en cuenta en la confección del Plan de Desarrollo Regional (PDR).

En el establecimiento y negociación actual de las condiciones de la nueva Política Agraria Común para el periodo 2014-2020, la Federación Andaluza de Caza es consciente de la dependencia de la actividad cinegética respecto al sector primario, ya que la práctica de la caza se realiza sobre terrenos afectados por la PAC, y en el colectivo existe una muy amplia representación de agentes que participan directa o indirectamente en la gestión del medio rural, como agricultores, ganaderos, selvicultores, etc. Por ello, desde la Federación Andaluza de Caza se insta a los organismos y administraciones competentes que la ejecución de esta nueva PAC sobre el territorio tenga un efecto positivo sobre los hábitats, ecosistemas, y la fauna silvestre en general y la cinegética en particular. 
 
Así, el texto elaborado por la FAC señala que “entendemos que la puesta en funcionamiento de la PAC debe suponer mejoras de tipo ambiental, ecológico y de fomento de la biodiversidad pero garantizando la renta, mantenimiento y supervivencia del sector agrario, por ser los agricultores y ganaderos, con sus prácticas en el medio rural, los que a futuro pueden garantizar un desarrollo coherente y racionalizado de la agricultura en nuestras comarcas y sentar las bases de una agricultura sostenible, con suficiente capacidad y actividad productiva, que garantice el mantenimiento de las poblaciones de especies cinegéticas (y también no cinegéticas) tan importantes para nuestro sector, habida cuenta de que la actividad cinegética también participa en el desarrollo de la economía del medio rural”.
 
Desde la Federación se considera que en los acuerdos que se tomen para la implementación de la nueva PAC, deben tener cabida las siguientes propuestas de carácter general:
 
  • Se hace imprescindible que la nueva PAC asegure eficazmente el desarrollo de las distintas actividades agrarias, y que se fijen objetivos para que todos los agentes implicados en el sector agrario, incluida la caza, ejerciten su actividad mediante una gestión sostenible de los recursos naturales objeto de aprovechamiento.
  • Reconocimiento de la actividad cinegética como una actividad agraria y generadora de riqueza en el medio rural. La caza podría suponer una oportunidad de futuro para las explotaciones agrícolas menos competitivas, que podrían optar por un cambio de orientación productiva hacia el sector cinegético, y que además podría resultar un sector que crease nuevos empleos asociados.
  • Apostar para las ayudas a la ganadería por una regionalización mas acorde con las condiciones biofísicas de los territorios, teniendo en cuenta que en todos los estados miembros las diferencias productivas son muy acusadas entre regiones.
  • En muy importante que a nivel de la nueva PAC el sector ganadero no se vea desfavorecido. En las zonas de ambiente mediterráneo, el pastoreo que se realiza en zonas arboladas y de matorral juega un papel relevante en prevenir el riesgo de incendios y juega también un papel importante en la conservación de la biodiversidad. 
  • La ganadería extensiva debe recibir un fuerte apoyo institucional, habida cuenta  que el riesgo de abandono de este uso tradicional en nuestras comarcas traería consigo un abandono de estas superficies, que dejarían de producir y ya no mantendrían buenas condiciones de tipo agrario y medioambiental, con un importante perjuicio para el mantenimiento de especies cinegéticas mayores (ungulados) y menores (perdices, conejos, etc). En muchos territorios la ganadería extensiva ocupa las zonas más difíciles y desfavorecidas, por lo que el mantenimiento de su actividad es la base de la supervivencia de esos espacios.
  • Que las superficies arboladas, de matorral o pastos que sustenten especies cinegéticas mayores puedan ser perceptoras de ayudas.
  • Que con independencia de las medidas ambientales que implementa la PAC en el primer pilar para las ayudas, como la obligada condicionalidad a través de las buenas prácticas agrícolas (BPA) o el pago ecológico o “greening”, deberían articularse, dentro del segundo pilar, medidas específicas de carácter agroambientales destinadas al mantenimiento y conservación de la Red Natura 2000. Los valores naturales que poseen estas áreas son en muchos casos fruto del aprovechamiento realizado, por lo que no sólo es recomendable sino necesario mantener este aprovechamiento. Entendemos que un adecuado marco ?nanciero puede contribuir decisivamente a lograr los objetivos comunitarios de mantener las condiciones de biodiversidad en estas zonas.
  • Favorecer a través de la PAC la recuperación de elementos tradicionales del paisaje agrario, que tanta importancia tienen para el mantenimiento y supervivencia de la fauna menor y por ende, las especies cinegéticas menores. Para ello se debe desechar la idea de que en las superficie elegibles/admisibles para las ayudas se excluyan las superficies supuestamente “no productivas, por no ser zonas cultivadas”, como linderos, márgenes entre cultivos, ribazos, eriales, manchas de matorral, bosquetes isla, etc., y que tanta importancia presentan para la biodiversidad de la zona, y que su presencia en la parcela objeto de ayuda para nada perjudican al perceptor.
  • Articular una buena definición de superficie de “pasto permanente”, que incluya la posibilidad de que en ella tengan cabida las distintas formas de sistemas agrosilvopastorales tan diversos en el ámbito mediterráneo, ya que todos ellos son objeto de aprovechamiento tanto por las especies ganaderas como por las especies cinegéticas mayores de ungulados. Ejemplos claros son las distintas áreas forestales donde convive el pasto, con especies arbustivas y subarbustivas y arbolado mediterráneo (encinares, alcornocales, quejigales, robledales, coscojares) que entendemos que son superficies pastables, evitando que superficies que no han sido objeto de ayudas anteriores o que en la actualidad no contribuyen a los objetivos de la PAC no reciban las ayudas. Insistimos en que el mantenimiento de estas superficies a través de cargas ganaderas adecuadas o densidades de ungulados silvestres optimas, contribuyen en gran medida a la preservación de estos espacios y al mantenimiento sostenido de estas áreas claves para la preservación de su biodiversidad y por tanto, con su explotación, a la generación de riqueza y desarrollo en el medio rural, bien sea por la actividad ganadera o cinegética que se desarrolle en ellos.
  • En estrecha relación con el punto anterior, desde la FAC, queremos resaltar que los aprovechamientos cinegéticos en muchas áreas forestales de nuestra región generan una producción de carne para nada desdeñable, atendiendo a unos sistemas de producción muy respetuosos con el medio ambiente, y que supondrían una interesante alternativa para el consumo de carne, fomentando que estos productores se acogieran a sistemas de certificación de la carne procedente de actividades cinegéticas.
  • Poder incentivar a los distintos sistemas agrosilvopastosrales mediterráneos (sistemas mixtos agrarios-forestales), para hacer compatible su mantenimiento a través de los necesarios cuidados culturales (podas, desbroces, resalveos, claras, etc) con sus niveles de producción, entendemos que podrían encuadrar dentro de los objetivos de la nueva PAC. Excluir estas superficies del nuevo sistema de pagos, sería desaprovechar la oportunidad de ayudar al mantenimiento y conservación de estas explotaciones que por lo general presentan menor rentabilidad, pero que suponen una pieza clave para el mantenimiento de la biodiversidad, y dentro de este marco, para la conservación de la fauna cinegética.
En relación a las medidas contempladas para el desarrollo rural en el segundo pilar de la PAC, referido a los programas de actuación plurianuales y cofinanciados por los estados miembro de la Unión Europea a través de los fondos FEADER, y teniendo en cuenta la relevancia que el sector cinegético puede tener en el desarrollo de las economías rurales, desde la FAC se solicita que se preste especial atención a las siguientes medidas específicas:
 
Medidas para la conservación, mantenimiento y fomento de la perdiz roja en España.
Establecer una serie de ayudas o incentivos que vayan dirigidos a la mejora de las condiciones de reproducción, cría y desarrollo de esta especie señera y emblemática de nuestros campos, a través de una serie de actuaciones y compromisos sencillos de caracteres agroambiental y que podrían provocar una serie de factores de éxito en la recuperación de las poblaciones de perdiz roja. Por su puesto desde el colectivo de cazadores entendemos que el aprovechamiento de esta especie mediante la caza debe realizarse de manera coherente, racional y sostenida, para favorecer y potenciar las medidas agroambientales complementarias que a continuación se proponen.
  • Fomentar la presencia de cultivos favorables para esta especie.
  • Fomentar labores y técnicas de cultivos a favor de esta especie.
  • Control de los productos fitosanitarios utilizados habitualmente tendiendo hacia una agricultura más sostenible.
  • El fomento de la cosecha diurna y no nocturna.
  • El retraso en el establecimiento de barbechos.
  • La creación de bandas de “no cultivo” en parcelas superiores a 2 has.
  • Respeto de linderos, márgenes entre cultivos, ribazos, eriales, manchas de matorral y bosquetes isla.
  • El retraso del empacado.
  • El fomento de  métodos homologados para el control de predadores.
  • Minimizar el uso de semillas tratadas con fitosanitarios.
  • Fomentar la persistencia de vegetación herbácea anual entre las líneas de cultivos arbóreos (p. ej. el olivar) 
  • Fomentar la recuperación de puntos de agua naturales (pequeñas charcas, fuentes naturales, pequeñas zonas endorreicas, etc.).
 
Suponen por tanto medidas, que podrían formar parte del segundo pilar de la PAC, como medidas agroambientales específicas, y que para aquellos agricultores que las quisieran emprender y comprometerse a su ejecución poder optar a obtener un complemento en sus ayudas y/o rentas.
 
Medidas encaminadas a la gestión de la carne de caza
Facilitar una mayor participación de los productores en la gestión de especies de caza y aumentar su valor añadido mediante el aprovechamiento de su carne, mediante la inclusión como subprograma temático de una línea de ayudas para el establecimiento de pequeñas instalaciones de transformación y comercialización de la carne de caza silvestre, con marcas de calidad diferenciada y el preceptivo cumpliendo con los estándares de seguridad alimentaria y trazabilidad, facilitando la puesta en funcionamiento de nuevos certificados de calidad para la carne procedente de la actividad cinegética.
 
Mantenimiento y conservación a nivel de la PAC de los sistemas agrosilvopastorales.
Poder incentivar a los distintos sistemas agrosilvopastosrales mediterráneos (sistemas mixtos agrarios-forestales), para hacer compatible su mantenimiento a través de los necesarios cuidados culturales (podas, desbroces, resalveos, claras, etc) con sus niveles de producción, entendemos que podrían encuadrar dentro de los objetivos de la nueva PAC. 
 
Excluir estas superficies del nuevo sistema de pagos, sería desaprovechar la oportunidad de ayudar al mantenimiento y conservación des estas explotaciones que por lo general presentan menor rentabilidad, pero que suponen una pieza clave para el mantenimiento de la biodiversidad, y dentro de este marco, para la conservación de la fauna cinegética.
 
Mantenimiento y conservación de la dehesa
La dehesa es un medio humanizado, fruto del aprovechamiento secular por parte de las poblaciones rurales que sustenta, y que constituye un ejemplo de óptima convivencia de los hombres con el medio ambiente. Representa un modelo de gestión sostenible en la que se compatibilizan usos y costumbres sin descuidar su conservación. 
 
La intervención de los hombres sobre esos espacios ha originado un agrosistema mixto, agrosilvopastoral, con aprovechamiento ganadero, agrícola y cinegético, caracterizado fundamentalmente por formaciones arboladas abiertas al que acompañan áreas representativas de matorrales arbustivos y subarbustivos. Estos espacios han generado un medio de gran biodiversidad cuya protección forma parte de la política general de conservación de la naturaleza y de sus recursos, tanto en el ámbito de la Comunidad Autónoma, como en el nacional y el internacional.
 
Por ello a nivel de la PAC el organismo federativo considera la necesidad de establecer una serie de ayudas e inversiones dirigidas a la mejora de la producción, diversificación y potenciación de los recursos naturales que se desarrollan en estos ecosistemas.
 
Red Natura 2000
Los espacios que conforman la Red Natura 2000 son la principal apuesta de la Unión Europea para la conservación de la naturaleza. Debido a su considerable extensión superficial, la cantidad de agentes intervinientes es muy amplia. Aún así, uno de los objetivos de la Red Natura es que los aprovechamientos tradicionales se sigan llevando a cabo, ya que han sido en muchos casos los generadores de los valores naturales que poseen estas áreas.
 
Por ello, y con el fin de garantizar la continuidad de estos usos se hace necesario habilitar una línea específica de actuación, que articule un adecuado marco financiero que pueda contribuir decisivamente a lograr los objetivos comunitarios de mantener los usos tradicionales y las condiciones de biodiversidad en estas zonas.


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puede configurar, aceptar y rechazar la utilización de cookies u obtener más información AQUÍ.