Se reúnen con Juan Espadas para transmitirle la preocupación de agricultores y cazadores ante las últimas actitudes de Junta y Gobierno Central

Medidas difíciles de entender y que van en contra del sector primario de Andalucía. El vicesecretario general de Agricultura de UPA Andalucía, Francisco Moscoso, y el presidente de la Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño, muestran su perplejidad ante lo que consideran la "cruzada ecologista" en la que se han instalado tanto el Gobierno central como la Junta de Andalucía, que pretenden legislar sin tener en cuenta a los agricultores, a los ganaderos y a los cazadores. Unas normativas que, afirman, de ser aprobadas tal y como están planteadas causarían un "daño irreparable" al campo andaluz. Y así se lo han transmitido al secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, en una reunión donde han mostrado el rechazo rotundo de organización y federación a la orden sobre tenencia de perros que quiere aprobar el Gobierno.

Img

"Ya estamos comprobando cómo se ha aprobado una Ley de protección del lobo que perjudica notablemente a los ganaderos, porque nos deja indefensos por completo ante los ataques de este animal salvaje. Se ha hecho sin tenernos en cuenta en absoluto, lo que ya demuestra una falta de interés por nuestra profesión. Pero, encima, el anteproyecto de Ley de Derechos de los Animales es un ataque completo al control de especies que se realiza mediante la caza. En este caso, obligaría a esterilizar a todos los perros de caza, además de obligarnos, por el simple hecho de sr titular o responsable del animal, a realizar un curso de formación acreditado para su tenencia", explica Francisco Moscoso.

Otra de las cuestiones de la Orden con la que UPA Andalucía y la Federación Andaluza de Caza muestran su desacuerdo es el tema de las infracciones. Al respecto, Francisco Moscoso concreta: "Sufriríamos sanciones muy graves por matar a un animal, sin que la normativa especifique qué tipo de animal. ¿También las especies cinegéticas para su control? El texto no lo aclara, solo se refiere a infracciones muy graves, y esto es algo inaudito. Tampoco vemos con lógica la prohibición expresa de ‘toda muerte inducida por cuestiones de sobrepoblación’, porque esto pone en serio riesgo el control poblacional de una especie cuando causa problemas y cuantiosos daños a las explotaciones agrícolas y ganaderas", especifica Francisco Moscoso. Al respecto, UPA Málaga comprueba que, en esa línea transita la decisión de la Junta de Andalucía de prohibir la caza del jabalí con una determinada técnica regulada en el Reglamento de Ordenación de la Caza de Andalucía.

El vicesecretario general de Agricultura de UPA Andalucía esgrime que el control de las poblaciones de animales es una medida fundamental para evitar daños mayores en la agricultura y la ganadería. Al respecto, Francisco Moscoso defiende la utilidad de la caza: "Es una herramienta eficaz, además de un deporte. Bien regulada, la caza previene daños en infraestructuras, en cultivos y en ganado. Nosotros somos los primeros que defendemos un ecologismo bien entendido, no un ecologismo extremista en el que prevalecen los derechos de unos animales frente a otros o frente a nuestra labor en el campo. Conejos, jabalíes y lobo, por poner tres ejemplos muy significativos, nos han causado y nos causan daños irreparables en el campo, y eso que hasta ahora sus poblaciones estaban controladas. A partir de ahora, con la normativa que prepara el Gobierno y la decisión acordada por la Junta de Andalucía, nos tenemos que echar a temblar porque las pérdidas que sufriremos serán irreparables".

Por su parte, el presidente de la Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño, ha agradecido la pregunta que el grupo parlamentario socialista le hará mañana miércoles, en el pleno, a la consejera de Agricultura en relación a la prohibición de la caza del jabalí, especialmente perjudicial en las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra Mágina, en la provincia de Jaén. Igualmente, hace un llamamiento a la "cordura administrativa" para evitar "la desaparición definitiva de la caza como deporte y de los cazadores por completo". "Caza y bienestar animal son perfectamente compatibles. Los cazadores, al igual que los agricultores y los ganaderos, somos los primeros ecologistas, pero estamos cansados de que los gobiernos elaboren leyes que afectan directamente al sector cinegético sin contar con él ni buscar un consenso a la hora de debatirlas y analizarlas. Nos preocupa sobre todo el anteproyecto que ha presentado la Dirección General de Derechos de los Animales, que contempla ni más ni menos la prohibición de la caza. En Andalucía somos más de 200.000 cazadores y estamos totalmente comprometidos con la conservación y el bienestar animal. No estamos dispuestos a que se nos criminalice o prohíba a través de un proyecto de Ley que busca imponer al mundo rural un modo de vida desde las ciudades", explica José María Mancheño.