Tras recibir el aviso del Seprona, el cetrero acudió al pinar donde se había avistado al ave y la recuperó hidratándola y alimentándola hasta entregarla al CREA

José María López Reyes, cetrero que realiza labores de control de aves en el Aeropuerto de Granada, recuperó ayer domingo un pollo de gavilán de tres semanas de una muerte segura tras caer de su nido en un pinar en las dehesas de Santa Fe (Granada).

Img

"Unos senderistas avistaron al pollo cuando caminaban por el pinar y avisaron al Serpona de la Guardia Civil, que me llamó para que yo procediera al rescate de lo que después comprobé que era una cría de gavilán completamente famélico y deshidratado" explica Pepe Reyes, como es conocido en el mundo de la cetrería este experimentado cetrero granadino, quien añade que "tras comprobar su estado descarté volverlo a subir al nido ya que, debido a su debilidad, sus hermanos no le habrían permitido sobrevivir, por lo que opté por llevarlo al aeropuerto para rehidratarlo y alimentarlo".

En pésimo estado y con apenas 125 gramos de peso, este cetrero ha dedicado más de 24 horas a hidratarlo con lactato y alimentarlo proporcionándole suficiente comida para recuperarlo hasta que, esta misma mañana y tras doblar su peso gracias a la ayuda del cetrero, ha sido entregado a los agentes de Medio Ambiente de la zona para su traslado al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, donde se intentará su reintroducción en el medio natural.

"He cumplido con la máxima de cualquier cetrero: proteger y velar por la biodiversidad y, especialmente, por las rapaces que tantas alegrías y pasión nos despiertan a los cetreros" asegura Pepe Reyes, que durante muchos años ejerció como delegado andaluz de Cetrería de la Federación Andaluza de Caza siendo clave en el impuslo a nuevas normativas que han conseguido mejorar el marco legal para la cetrería en nuestra región.