El presidente de la FAC informa que, pese al confinamiento y la ralentización, siguen trabajando en la Orden de Vedas, la Orden de Cetrería y otras mejoras

Han pasado 22 días desde que se decretara el Estado de Alarma y el confinamiento de la mayoría de la población. Ante esta situación surgen dudas: ¿cómo afectará medioambiental y administrativamente a la caza el estado de alarma? ¿debemos renunciar a algunas de las mejoras previstas? ¿se podrán controlar los daños de especies cinegéticas?... José María Mancheño, presidente de la Federación Andaluza de Caza desde 2010 y un referente en el sector cinegético nacional, aborda algunas cuestiones que interesan y preocupan a los cazadores andaluces en esta entrevista.

Img

Pregunta.- En primer lugar, ¿cómo se encuentra de salud usted y su familia?

R.-Muy bien, muchas gracias. Todos respetando el confinamiento en casa y saliendo exclusivamente para comprar alimentos y esporádicamente para atender algún tema profesional pero con todas las precauciones y evitando siempre contacto personal y aglomeraciones.

P.- Una vez aclarado que la práctica en general de la caza no está permitida en el actual estado de alarmar ¿qué opina de los trabajos de gestión cinegética?

R.- A día de hoy y en las condiciones actuales, la actividad cinegética está prohibida. Otro caso diferente es la gestión cinegética. En este caso, debe entenderse que, en la gestión cinegética de cotos, pueden existir labores o gestiones necesarias y absolutamente legales y, en caso de duda, habría que consultar con la administración competente y asegurarse. Un claro ejemplo de ello, es el trabajo de los guardas, un trabajo que se está realizando y debe seguir realizándose porque además ha sido declarada actividad esencial.

P.- Tras la declaración del Estado de Alarma en nuestro país ¿Cómo afectará esta situación a la caza?

R.- Desde un punto de vista natural o medioambiental, creo que su incidencia es y será mínima salvo que la situación del estado de alarma pueda prorrogarse en el tiempo, dicho de otra forma, más allá del mes de abril. En la actualidad y por razones biológicas, la caza prácticamente está vedada en todo el territorio razón por la que considero que la actual prohibición de la caza no genera impactos a nivel biológico o natural.

Cuestión muy diferente son los posibles daños agrícolas que puede originar la caza; es un debate que pronto comenzará a abrirse y en el que esperamos que las administraciones públicas estén preparadas para articular medidas efectivas que permitan a los cazadores a minimizar el impacto de la fauna cinegética en la agricultura.

P.- El confinamiento por el Estado de Alarma llega con la temporada de caza prácticamente terminada en Andalucía. Quedan meses duros pero… ¿Hay razones para ser optimistas?

R.-Debemos ser optimistas y confiar en que las duras condiciones en las que vivimos nos permitirán revertir la grave situación sanitaria creada por el Covid19. Es de sentido común que el confinamiento en casa evitará la propagación de la enfermedad y ello me hace ser muy optimista de cara al futuro. En unas semanas, vamos a conseguir que mejore la situación sanitaria del país.

P.- Como representante del sector cinegético andaluz y referente a nivel nacional, ¿qué diría a los cazadores en estos momentos tan difíciles?

R.- Pues que es el momento de comportarse con el máximo civismo y solidaridad posibles. Ante la grave situación que vivimos la única ayuda posible -la que está al alcance de nuestra mano- es mantenerse en casa el mayor tiempo posible para evitar la propagación del virus, de esta manera apoyamos los esfuerzos de nuestras autoridades por acabar con esta pandemia en España. 

P.- ¿Cómo afectará económica y socialmente a la Federación Andaluza de Caza la paralización de todas las actividades relacionadas con la caza?

R.- Indudablemente nos está afectando y lo seguirá haciendo. Junto a la pérdida irreparable de vidas humanas, la crisis del Covid19 va a afectar muy negativamente a nuestra economía y, en consecuencia, también a la caza, tanto directa como indirectamente. 

P.- Desde el punto de vista legislativo, a punto de ver la luz estaban la Orden de Cetrería o la declaración de la Montería y la Rehala como Bien de Interés Cultural (BIC) en Andalucía. ¿Se entiende que la actual parálisis afecta a estas mejoras legislativas o hay alguna posibilidad de que se siga avanzando para que vean la luz?

R.- Los cazadores andaluces deben saber que, aunque confinados y con las oficinas cerradas, seguimos trabajando por la caza y los cazadores. Pero es obvio que nuestro trabajo se ve muy afectado por el estado de alarma que vive el país y se está produciendo una ralentización de todos los temas que tenemos encima de la mesa. Ahora mismo estamos trabajando en orden de cetrería, en la nueva OGV, emergencia de daños …

No obstante y como he dicho antes, el trabajo se ha RALENTIZADO pero no se ha parado en ningún momento; a nivel andaluz, mantenemos un contacto permanente con nuestra Dirección General y con el Instituto Andaluz de Caza y estamos trabajando codo con codo en todos los temas urgentes.

P.- Vayamos al momento en que todos soñamos: fin del Estado de Alarma y el confinamiento. Habrá poco tiempo y muchos trámites administrativos y procedimientos jurídicos que retomar o que poner en marcha para poder comenzar la nueva temporada de caza. ¿Cómo responderá la FAC a esta situación?

R.- Pues como siempre, dando el máximo a nuestras sociedades y cazadores. Como he dicho antes, no paramos. Nuestros técnicos, abogados, asesores … están atendiendo a nuestros afiliados, siguen trabajando y preparando el trabajo para cuando hayamos superado esta situación de parálisis y volvamos al trabajo presencial. Nuestras sociedades deben ser previsoras y adelantar las gestiones administrativas y documentales con nuestros técnicos y Delegaciones Provinciales. Cuando esta pesadilla pase, estaremos a la altura tanto a nivel central como regional.

P.- Acostumbrado a viajes y a una actividad frenética, ¿cómo está llevando el confinamiento en casa? ¿A qué dedica su tiempo?

R.- Pues me dedico a atender el trabajo diario: mantengo contacto permanente con la administración andaluza, nuestras Delegaciones Provinciales, la gerencia de Mutuasport y con nuestro personal. La falta de viajes y reuniones debido al confinamiento lo que sí me está permitiendo es tener más tiempo libre que dedico exclusivamente a leer.

P.- Toda crisis, con sus muchas dificultades, abre siempre un camino a la oportunidad. ¿Para qué cree que servirá esta crisis del COVID-19? ¿Qué aprenderemos como sociedad?

R.- En plena era digital, en la era de los avances técnicos, de las nuevas comunicaciones, de la inmediatez, en esta época tan artificial y deshumanizada que hemos creado, la crisis social y sanitaria que vivimos nos está dando una enorme lección de humildad y un trágico baño de realidad: estamos muriendo solos, encerrados, sin solución médica, sin horarios, sin agendas, sin trabajo … Sinceramente y a pesar de todo, creo que esta crisis únicamente modificará algunos de nuestros hábitos de higiene, nada más. Una vez superado el impacto económico, la sociedad moderna se encargará de hacernos olvidar lo que estamos viviendo.