Las sociedades de caza han colaborado con sus ayuntamientos aportando fondos, material sanitario, desinfectantes y hasta 1.500 kilos de alimento

Los cazadores andaluces han donado más de 55.000 euros en fondos y material sanitario para luchar contra el Covid-19 a sus ayuntamientos y asociaciones locales desde que el pasado 13 de marzo comenzara el Estado de Alarma provocado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Img

El desglose de esta cifra arroja la colaboración de más de un centenar de sociedades de caza federadas de todo el territorio andaluz, que han unido sus fuerzas a Ayuntamientos y otras asociaciones de ámbito local para luchar contra el Covid-19 entregando 16.500 euros en metálico y un total de 19.937 litros de lejía para la desinfección de calles y mobiliario urbano de sus municipios. Además, varios clubes deportivos de caza que cuentan con agricultores entre sus socios han aportado también su maquinaria agrícola y colaboración en las labores de desinfección de sus ciudades y pueblos.

El personal sanitario andaluz y de ayuda a domicilio también ha sido objeto de la solidaridad de los cazadores federados andaluces, que han entregado a este colectivo un total de 10.550 mascarillas, 600 guantes, 100 trajes EPI y 60 litros de hidrogel para desinfección de manos.

Los cazadores andaluces también han sido sensibles a la crisis social que ha surgido junto a la sanitaria. Para combatirla han entregado más de 1.500 kilos de alimentos de primera necesidad a los bancos de alimentos locales, que ya han sido repartidos entre las familias más desfavorecidas de sus municipios y ciudades.

“Desde la Federación Andaluza de Caza nos sentimos muy orgullosos de un colectivo que ha decidido aportar lo que tiene e incluso poner en riesgo su salud saliendo a la calle para actuar localmente frente a un problema global, cuando quizás lo más fácil habría sido quedarse en casa” explica José María Mancheño, presidente de la Federación Andaluza de Caza, quien añade que "el sector cinegético andaluz ha protagonizado un movimiento de solidaridad sin precedentes que demuestra el carácter social de la caza andaluza frente a una pandemia que, de una u otra manera, nos afectará a todos. A pesar de todo ello, los cazadores seguimos soportando las agresiones, las calumnias y los ataques de grupos animalistas y ecologistas, dedicados a atacar a un colectivo que, una vez más, ha demostrado ser ejemplar”.