El coordinador del Servicio Técnico FAC confirma que, pese a la situación por el Covid-19, trabajan en la Orden de Vedas y otras resoluciones

Ayer se cumplió un mes del confinamiento decretado por el Gobierno en el Estado de Alarma ante la crisis sanitaria provocada por la Covid-19. Este tiempo ha generado incertidumbre y dudas entre los cazadores, que se preguntan si podrán comenzar la temporada 2020/21 con normalidad. Para despejar algunas de esas dudas, charlamos con José Antonio López García, coordinador de los Servicios Técnicos de la Federación Andaluza de Caza, quien confirma que el organismo federado trabaja, pese a la situación de parálisis, para que las sociedades de caza tengan todo a punto cuando comience el período hábil.

Img

Pregunta.- En primer lugar, ¿cómo se encuentra y cómo lleva el confinamiento?

Respuesta: Gracias a Dios, me encuentro perfectamente, y la familia también, que en estas fechas es lo más importante para mí.

Con mucha preocupación, paciencia y resignación habida cuenta de la situación tan preocupante que estamos atravesando, y trabajando desde casa.

P.- Desde el punto de vista ambiental, ¿cómo cree que afectará a la biodiversidad, y en concreto a las especies cinegéticas, el confinamiento de toda la población?

R.- Habría que realizar algún tipo de estudio. Hay que tener en cuenta que el confinamiento se está produciendo fuera de periodo hábil de caza, por lo que sobre las especies cinegéticas no existe ningún tipo de presión por parte de la actividad cinegética. De otra parte al no poder efectuar en los cotos actividades de control poblacional sobre predadores naturales autorizados en los Planes Técnicos de Caza podría aumentarse la predación natural, y por tanto que esta presión predatoria afecte negativamente a las poblaciones de especies como el conejo, la liebre o la perdiz roja, entre otras.

P.- El trabajo de los guardas de coto de caza se ha considerado esencial y pueden seguir ejerciéndolo, ¿cree que eso permitirá un mantenimiento mínimo de la gestión cinegética?

R.- La labor de la guardería es fundamental para vigilar y controlar el acceso a los cotos ante la posibilidad de que se puedan producir episodios de furtivismo. Por otro lado los guardas podrían llevar a cabo el control poblacional de los depredadores naturales autorizados por la administración para minimizar esta acción predatoria sobre especies cinegéticas menores, y también pode ejecutar medidas de control de daños al medio agrario y forestal por ungulados (ciervo, jabalí o muflones) y también por especies cinegéticas menores como el conejo.

P.- Ante la falta de control poblacional y con la población confinada, ¿le preocupan los daños de especies cinegéticas a la agricultura e incluso los riesgos sanitarios por su presencia en núcleos urbanos?

R.- Sí, de hecho por las redes sociales e incluso en la televisión se ha podido visualizar como la fauna silvestre cinegética llega incluso al interior de los núcleos urbanos. A lo largo de este periodo, a la Federación Andaluza de Caza se han trasladado algunos problemas por daños de fauna silvestre cinegética en cultivos y en especies forestales.

P.- ¿Considera necesario habilitar medidas o permisos para ejercer el control de determinadas poblaciones si el Estado de Alarma se prolonga?

R.- Así, es. Al menos para poder controlar los daños en las situaciones más severas y graves, y donde no haya otra forma viable de control. Desde la FAC hemos trasladado esta preocupación al Instituto Andaluz de Caza y Pesca Continental, dependiente de la Dirección General de Gestión del Medio Natural de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. En esta consulta a la administración competente andaluza, la FAC ha propuesto cómo realizar estas medidas de control para este periodo tan excepcional que estamos atravesando.

P.- A nivel técnico y administrativo, ¿cuáles serán los principales problemas a los que se enfrenten las sociedades cuando pase el confinamiento y el Estado de Alarma? ¿Cómo podrían prevenirse?

R.- Habrá que concretar actuaciones con la administración competente para que se resuelvan lo más rápidamente posible los expediente (planes técnicos de caza, creaciones de nuevos cotos, ampliaciones, segregaciones, etc,) que hayan quedado sin tramitar por la situación que estamos viviendo. Los cazadores federados deben saber que estamos trabajando con la finalidad de que las sociedades de cazadores puedan tener garantizada la actividad para el comienzo del periodo hábil de caza.

Desde la Federación ya estamos trabajando junto con la Administración en la resolución de estos expedientes administrativos, y en la redacción e implementación de la Orden General de Vedas y Órdenes o Resoluciones de Emergencia cinegética de la próxima temporada 2020/2021, para que al terminar el periodo de confinamiento se pueda garantizar su ejecución y desarrollo práctico en el terreno lo más rápidamente posible, de manera sencilla y sin incidencias.

P.- En este sentido, el presidente de la FAC instaba recientemente a las sociedades de cazadores a ser previsoras en las gestiones que, a pesar de este Estado de Alarma, pueden ir realizando con los servicios federativos. ¿Qué trámites pueden aprovechar para realizar las sociedades con los Servicios Técnicos de la FAC en estas semanas?

R.- Redactar las Memorias Anuales de Actividades Cinegéticas de la temporada anterior. Ir preparando expedientes de ampliación y segregación de terrenos. Elaborar modificaciones puntuales de los Planes Técnicos de Caza en vigor, y para los más rezagados ir elaborando la documentación de la renovación de los Planes Técnicos de Caza entre otras cuestiones, para que en el momento en el que acabe el estado de confinamiento se puedan presentar y registrar estos documentos en la administración para que se les dé el trámite oportuno, antes del comienzo de la nueva temporada. Para aquellos titulares de cotos que tengan firma electrónica la administración mantiene el registro electrónico para estos trámites.

P.- ¿Qué debe hacer una sociedad federada que quiera ir adelantando cualquiera de estas gestiones o trámites? ¿Cómo debe proceder?

R.- Ponerse en contacto directamente con los técnicos de la Federación Andaluza de Caza, ya que a pesar del estado de alarma, todos están trabajando desde sus hogares atendiendo a todos las Sociedades y Clubes Deportivos Federados.

P.- Para terminar, sobre la Orden General de Vedas, ¿habrá modificaciones significativas o se apuesta por un modelo continuista basándose en los estudios científicos que la respaldan?

R.- Para la temporada venidera, y habida cuenta de la situación que estamos atravesando lo más lógico es seguir con el modelo de OGV de la pasada temporada. Hay que tener en cuenta también que en las distintas Delegaciones Territoriales de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollos Sostenible, e incluso en el propio seno del Instituto Andaluz de Caza y Pesca Continental habrá problemas para poder convocar y llevar a efecto los Comités Provinciales de Caza, y el Propio Comité de Biodiversidad, donde se tratan los temas relativos a la actividad cinegética para la temporada siguiente, y en los que participa la FAC como miembro y en los que se trasladan todas las propuestas.

Creo sinceramente que la situación tan excepcional que estamos viviendo durante este tiempo nos obliga a ser muy coherentes con la gestión cinegética, adaptándola a la situación de estado de alarma que vive nuestro país y en concreto nuestra Comunidad Autónoma, y que sin renunciar en ningún momento a nuestra actividad, ésta se pueda seguir practicando en el marco del buen sentido común, prudencia, sensatez y responsabilidad que sin duda alguna tienen los cazadores andaluces.