Esta mañana ha remitido escrito a las Subdelegaciones del Gobierno en ambas provincias pidiendo que se extreme la vigilancia y aumenten los efectivos frente a este grave problema

La Federación Andaluza de Caza ha solicitado a las subdelegaciones del Gobierno en Sevilla y Cádiz que se extreme la vigilancia ante el alarmante aumento de robos de perros de caza que se están produciendo en las últimas semanas en ambas provincias.

Img

En una comunicación, remitida esta misma mañana por el presidente de la FAC a ambas subdelegaciones, el organismo federado andaluz pide que se refuercen y aumenten las labores de vigilancia, incorporando incluso más efectivos, para poner freno a una situación que está generando mucha preocupación y malestar en los cazadores de ambas provincias, además de un grave perjuicio vinculado a los destrozos que se producen en las instalaciones y a la pérdida de sus compañeros de caza.

En este sentido, la Federación Andaluza de Caza se pone públicamente al servicio de la Guardia Civil para colaborar en todas aquellas tareas y labores que puedan revertir esta situación, al mismo tiempo que ruega a los cazadores que denuncien, ante la Guardia Civil o incluso poniéndose en contacto en la FAC, cualquier transacción de perros que pudiera ser sospechosa o en la que se puedan incluir perros robados.

Desde hace muchos años, la Federación viene denunciando que las mafias dedicadas al robo son las principales responsables del grueso de perros de caza abandonados o maltratados que se producen cada año: estas mafias roban y explotan perros, de los que luego se deshacen sin ningún miramiento cuando ya no satisface sus intereses comerciales” explica José María Mancheño, quien aclara que “por este motivo, estos delincuentes dedicados al robo de perros de caza no sólo perjudican a los buenos cazadores que crían, cuidan y disfrutan a sus perros, sino que también manchan el buen nombre de todo el colectivo”.