Carmen Crespo visita el proyecto RUFA para comprobar las labores de gestión, conservación y recuperación que desarrollan los cazadores en exclusiva y con recursos propios

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, visitó ayer la Sociedad de Cazadores “Crestagallo” de Almargen (Málaga) para conocer el proyecto RUFA, con el que la Federación Andaluza de Caza, la Fundación Artemisan y los cazadores federados almargeños desarrollan sobre el terreno un proyecto científico pionero en la conservación y recuperación de la Perdiz Roja.

Img

Durante su visita, Crespo comprobó de primera mano los excelentes resultados de un proyecto basado en la creación de una potente sinergia entre cazadores y agricultores que permite desarrollar medidas que garantizan el mantenimiento de hábitats favorables para la Perdiz Roja permitiendo así recuperar sus poblaciones sin renunciar al aprovechamiento sostenible y adaptativo de una especie emblemática y fundamental para la caza menor.

No en vano, la aplicación del proyecto RUFA en Almargen no sólo contempla adaptar los cupos de captura a la realidad de las poblaciones de perdiz en este coto malagueño y su constante seguimiento, sino también la realización de siembras específicas que aportan refugio y alimento a las patirrojas y por las que se compensa económicamente a los agricultores con una inversión, que sólo en la localidad malagueña asciende a más de 3.000 euros anuales, realizada exclusivamente con recursos de los cazadores.

En su visita, acompañada por el presidente de la Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño, y por directivos de la Sociedad de Cazadores de Almargen, la titular de Desarrollo Sostenible también pudo comprobar los trabajos desarrollados por los cazadores federados de la localidad para instalar más de 100 puntos de alimentación suplementaria y bebederos en los que todo tipo de especies, cinegéticas y no cinegéticas, encuentran recursos suficientes para sobrevivir en los meses estivales de más calor y menos alimento.

“Sólo visitando sociedades de caza como la de Almargen se puede conocer la realidad de la caza social y su compromiso real con la conservación, por la que trabajan con recursos propios” explicaba José María Mancheño, presidente de la FAC, quien agradeció a Carmen Crespo su visita al coto social de Almargen respondiendo así a la invitación cursada por la Federación a todos los grupos políticos y al Gobierno Andaluz y añadió que “el modelo de gestión y conservación que se desarrolla en este municipio es perfectamente extrapolable a Andalucía y adaptable a cualquier tipo de aprovechamiento agrario, por lo que esperamos que la Junta de Andalucía apueste por la defensa, fomento y apoyo a este modelo, cuya aplicación es vital para la conservación y para el mantenimiento de la caza menor andaluza”.

Por su parte, Carmen Crespo destacó la importancia que para Andalucía tiene la caza sostenible, puesto que "está fijando la población al territorio y es fundamental para seguir creciendo en el mundo rural de Andalucía". En este sentido, quiso felicitar a los promotores de una iniciativa pionera en Andalucía en promover la biodiversidad, puesto que "está impulsando la regeneración, repoblación y la conservación de especies como es la perdiz roja".