El proyecto prevé la creación de diferentes organismos y subvenciones para sectores animalistas que sufragarán los españoles, a las puertas de una recesión histórica

Tras la difusión de un impactante vídeo por parte del movimiento ‘Marea Naranja’, la Real Federación Española de Caza (RFEC) denuncia que la Ley Animalista, impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, persigue la creación de una red de chiringuitos entre entidades, organismos, sistemas de registros y planes; con el único objetivo de beneficiar a entidades animalistas a costa de los impuestos de todos los españoles.

Img

Esto se propone, además, en un contexto de crisis mundial generalizada en el que los ciudadanos no pueden hacer frente a pagos tan básicos como la luz, los carburantes o la cesta de la compra, pero que, de aprobarse el proyecto de ley, tendrán que sostener con sus impuestos los gastos derivados de una ley que nace con un rechazo social y político mayoritario.

Así, la RFEC recuerda que el proyecto de ley obligará a los municipios de más de 5.000 habitantes a contar con centros de protección animal y fuerza a los ayuntamientos a hacerse cargo de las colonias de gatos existentes en el municipio, incluso cuando está demostrado que suponen un grave riesgo para la biodiversidad. Además, contempla la creación de 4 tipos de entidades dedicadas al rescate y la rehabilitación y búsqueda de situaciones de abandono, de animales de producción, animales silvestres y colaboradoras en la gestión de colonias felinas.

Asimismo, prevé la puesta en marcha de los siguientes órganos, sistemas de registros y planes: Consejo Estatal de Protección Animal, Comité Científico y Técnico para la Protección y Derechos de los Animales, Sistema Central de Registros para la Protección Animal, Registro de Entidades de Protección Animal, Registro de Profesionales del Comportamiento Animal, Registro de Núcleos Zoológicos de Animales de Compañía, Registro de Criadores de Animales de Compañía, Plan Estatal de Protección Animal, Programas Territoriales de Protección Animal y Planes de Emergencia de las Comunidades Autónomas y Ciudades de Ceuta y Melilla.

De la creación de esta red de chiringuitos, las principales beneficiarias serán las asociaciones animalistas que, como ya denunció la RFEC, utilizan métodos burdos y fraudulentos para la obtención de datos falsos sobre abandonos con el objetivo de justificar las ingentes subvenciones que reciben, incluso cuando contradicen al único organismo que cuenta con datos oficiales en este sentido, el SEPRONA.

Cabe recordar que desde el sector animalista se ha iniciado recientemente una campaña de recogida de datos que consiste en la creación de un correo electrónico en el que, sin necesidad de identificación o control alguno, cualquier persona puede escribir y dar un número de perros recogidos, sumando así una cantidad inverosímil de abandonos que posteriormente trasladan a la opinión pública.

Por todo ello, la RFEC pide a los representantes de los españoles en el Congreso de los Diputados que no apoyen un proyecto de ley que persigue los intereses particulares de determinados sectores animalistas, que ha sido tramitado con urgencia para así evitar la participación ciudadana, que cuenta con la oposición de más de 800 científicos y con más de 6.000 alegaciones y que rechaza la práctica totalidad de sectores afectados, así como gran parte de la sociedad.