La reducción de jornadas de caza debido a las restricciones provocará a corto plazo desequilibrios medioambientales irreparables y daños a la agricultura

La Federación Andaluza de Caza informa que continúan las negociaciones con la Junta de Andalucía, a través de las consejerías de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible y de Salud y Familias, para buscar soluciones a la movilidad de los cazadores en zonas confinadas ante las restricciones impuestas este jueves en nuestra comunidad.

Img

Tanto la FAC como la Consejería de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible están buscando soluciones que garanticen, en la medida de lo posible dentro del contexto sanitario actual, el desarrollo de una actividad fundamental para la conservación medioambiental, el control de daños agro-ganaderos, la reducción de riesgos sanitarios y de seguridad vial y la dinamización socio-económica del rural andaluz.

En este sentido, la Federación Andaluza de Caza alerta que la reducción de jornadas de caza debido a las restricciones, y sobre todo si estas se prolongan en el tiempo, provocará a corto plazo desequilibrios medioambientales irreparables y daños a la agricultura y la ganadería. Precisamente, distintos departamentos y servicios de la FAC están elaborando un informe que avale la declaración de la caza como «actividad esencial» en Andalucía y que aporte datos reales y estimados así como una visión del problema medioambiental que se generará si no se reactiva la caza en los próximos días.

Los cazadores federados deben saber que vamos a seguir trabajando a la máxima intensidad, como siempre lo hemos hecho, para que las autoridades sanitarias comprendan que la caza es una actividad con bajo riesgo de contagio y que, además de dinamizar la economía de las zonas rurales, cumple un papel vital en el mantenimiento de nuestro medio ambiente” señala José María Mancheño, presidente del organismo federado andaluz, quien pide confianza, paciencia y responsabilidad a los cazadores andaluces.