El proyecto LIFE Cerceta Pardilla libera 26 ejemplares de esta especie en los acotados de la Sociedad de Cazadores Lebrijana, que colabora en este LIFE a través de la FAC

Los acotados de la Sociedad de Caza Lebrijana han sido el entorno escogido por el proyecto LIFE Cerceta Pardilla para la liberación esta mañana de 26 ejemplares del pato más amenazado de Europa, en cuyo proyecto de recuperación participan los cazadores andaluces a través de la Federación Andaluza de Caza y en el que los cazadores de Lebrija (Sevilla) colaboran activamente aportando recursos humanos y económicos propios.

Img

La delegada territorial de Sostenibilidad en Sevilla, Concepción Gallardo, el presidente de la Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño,  el alcalde de Lebrija, Pepe Barroso, y representantes de la Conferencia Hidrográfica del Guadalquivir han participado esta mañana en el acto de liberación de estos 26 ejemplares que se encontraban en un jaulón construido por la Sociedad de Caza Lebrijana y que ha servido para la aclimatación de los patos antes de su suelta al medio natural para aumentar el número de ejemplares silvestres.

Para ello, los cazadores lebrijanos han invertido 500 euros en la construcción de estas jaulas, que han instalado en la zona de reserva de sus acotados que se encuentra dentro de los humedales de la Marisma del Guadalquivir, donde la Cerceta Pardilla tiene su hábitat. La labor de guardas y socios no finalizará con la construcción de la jaula: tras la reintroducción en la naturaleza de esta mañana, participarán en jornadas de sensibilización en favor de la especie frente a compañeros cazadores y velarán por la población en su acotado en sus labores cotidianas de vigilancia o controlando la competencia interespecífica.

La recompensa a este esfuerzo de los cazadores de Lebrija no sólo será la recuperación de una especie que es santo y seña de la marisma. Además, dos de los 26 pájaros liberados hoy llevan el nombre de “Niño”, en honor al presidente de la Sociedad de Caza Lebrijana, y “Antoñita”, nombre de la esposa del guarda de la sociedad de caza y encargada de coser las redes para fabricar el jaulón donde han permanecido los pájaros hasta su liberación.

“Para que el proyecto llegue a buen puerto es vital la participación de los cazadores: ellos son quienes custodian, gestionan y conservan un amplio porcentaje de los terrenos que constituyen el hábitat de la cerceta pardilla” explica José María Mancheño, presidente de la Federación Andaluza de Caza quien recuerda que los cazadores federados andaluces son referentes en la participación en proyectos de conservación y recuperación de especies tan emblemáticas como el lince, el lobo o el quebrantahuesos.

 

LIFE Cerceta Pardilla

La Cerceta Pardilla es un pato de pequeño tamaño que puede reconocerse por el antifaz que dibuja el entorno del ojo marcadamente oscuro. Su población en Europa se concentra casi únicamente en zonas húmedas de nuestro país. Concretamente, las marismas del Guadalquivir y algunas lagunas de Andalucía son uno de los pocos reductos donde una de las aves acuáticas más representativas de nuestro patrimonio natural encuentra su hábitat.

La degradación y pérdida de estos humedales naturales, debido a la sequía, la contaminación, la proliferación de barreras artificiales y otras actividades humanas, están amenazando la supervivencia y futuro de la Cerceta Pardilla, cuya población en España se situó en 2020 en 74 parejas, por lo que se considera “En peligro crítico de extinción”.

Como respuesta a esta situación, la Unión Europea puso en marcha en 2021, bajo la coordinación del Ministerio de Transición Ecológica, el proyecto Life Cerceta Pardilla, que se prolongará hasta 2025 con el objetivo concreto de mejorar el estado de conservación de más de 3.000 hectáreas de humedales para revertir el riesgo de extinción de la cerceta pardilla y lograr un mínimo de 125 parejas reproductoras en nuestro país.