Se cumplen 25 años de la constitución del coto "La Viñuela" por un grupo de cazadores, concretamente 12 socios con la ilusión de crear un coto donde no sólo poder disfrutar de lances de caza. Pero se buscaba algo más, como poder gestionar y luchar por la conservación del entorno y de sus especies, un coto donde sus hijos crecieran y se desarrollarán como cazadores, aprendiendo a respetar, amar y cuidar la gran variedad de especies que habitan en este coto, gracias a que está ubicado en pleno Parque Natural de las Sierras Subbéticas, concretamente en el término municipal de Cabra, a las faldas del Santuario de la Virgen de la Sierra

Img Coto "La Viñuela", más que un coto, una buena escuela de caza.

Curiosamente, esos hijos continúan hoy en día con la gestión que un día sus padres iniciaron y ahora son ellos los que dedican el tiempo de veda para enseñar a sus hijos a cuidar el entorno. Los fines de semana se emplean para instalar bebederos, donde todas las especies puedan sobrellevar los calurosos veranos característicos de la zona, construir comederos, controlar las diferentes especies a través de permisos, censos, paseos o simplemente pasar la tarde charlando junto a un pilar donde esbozar nuevas ideas y nuevos proyectos. 

Son tiempos donde los cazadores sufrimos numerosas críticas por parte de algunos sectores de la sociedad, sobre todo por el desconocimiento hacia nuestro deporte, por eso es importante reivindicar el importante papel que desempeñan los cazadores  en la naturaleza durante todo el año, donde sirvan de ejemplo los socios y  Antonio J. Arana Arrebola como presidente de este coto de la subbética cordobesa, "La Viñuela", más que un coto, una buena escuela de caza.